El contenido al que intenta acceder es exclusivo
para profesionales de la salud.


¿Es usted un profesional de la salud?
Usted está abandonando el contenido exclusivo para profesionales.
El contenido al que intenta acceder es exclusivo para profesionales de la salud. Está siendo redirigido
Trastornos Neurológicos PediátricosTrastornos Neurológicos Pediátricos

Trastornos Neurológicos Pediátricos

Los trastornos neurológicos en la infancia constituyen una condición médica frecuente, que afecta a cualquier edad y abarcan un amplio espectro de patologías causadas por múltiples factores. Estos pacientes presentan a menudo comorbilidades asociadas que junto con el trastorno de base condicionan dificultades de alimentación y deficiencias nutricionales, y que llevan al paciente a una disfunción cada vez mayor y un empeoramiento progresivo, siendo fundamental la realización de una intervención y seguimiento nutricional temprano que mejore el pronóstico y su calidad de vida.

Los trastornos neurológicos en la infancia pueden deberse a una enfermedad congénita o adquirida a largo plazo, asociada con limitaciones funcionales que se atribuyen a un trastorno del cerebro y/o del sistema neuromuscular, que produce especial impacto al tratarse de un sistema en desarrollo1. Estas discapacidades incluyen la parálisis cerebral, el trastorno del espectro autista, epilepsia, distrofias…

Tales situaciones clínicas presentan a menudo comorbilidades como déficit intelectual, alteraciones cognitivas y sensoriales, alteraciones conductuales, epilepsia, alteraciones del tono muscular, deformidades músculo-esqueléticas, trastornos deglutorios…que condicionan deficiencias nutricionales y fallo de crecimiento, y que llevan al paciente a una disfunción cada vez mayor de su musculatura, sistema inmune y sistema nervioso, suscitando un empeoramiento progresivo del pronóstico, de la movilidad, del estado cognitivo y de la cicatrización y reparación tisular de heridas y escaras.

Además, en niños con discapacidades neurológicas la disfunción oral motora2 suele ser una constante, afectando a la capacidad del niño para comer. La ineficiencia de la masticación y la deglución en los niños afectados puede tener profundos efectos en éste y su(s) cuidador(es). Una deglución descoordinada puede conducir, entre otras cosas, a la aspiración, reflujo gastroesofágico e infecciones respiratorias recurrentes, ensombreciendo el pronóstico vital de estos niños.

Como resultado final aparece la desnutrición, que es el factor de riesgo más importante del retraso del crecimiento3 de estos niños.

Por tanto, es fundamental la realización individualizada de una intervención nutricional temprana (valorando presencia de comorbilidades, alimentación y forma de administración4 etc.) y un seguimiento multidisciplinar para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

  1. http://www.hopkinsmedicine.org/neurology_neurosurgery/centers_clinics/pediatric-neurology/conditions/index.html. Consultado en diciembre de 2015.
  2. Jamroz, E., et al., Feeding problems in children with neurological disorders. Wiad Lek, 2012. 65(2): p. 77-83.
  3. Feeding and nutrition in children with neurodevelopmental disability, ed. P.B. Sullivan. 2009, London, UK: Mac Keith Press.
  4. http://www.medicine.virginia.edu/clinical/departments/medicine/divisions/digestive-health/nutrition-support-team/nutrition-articles/WittenbrookArticle.pdf. Consultado en diciembre de 2015.
  5. Colver, A., C. Fairhurst, and P.O. Pharoah, Cerebral palsy. Lancet, 2014. 383(9924): p. 1240-9.
  6. Surveillance of Cerebral Palsy in Europe (SCPE), Prevalence and characteristics of children with cerebral palsy in Europe. Dev Med Child Neurol, 2002. 44(9): p. 633-40.
  7. Rempel, G.R., S.O. Colwell, and R.P. Nelson, Growth in children with cerebral palsy fed via gastrostomy. Pediatrics, 1988. 82(6): p. 857-62.
  8. Thommessen, M., et al., Feeding problems, height and weight in different groups of disabled children. Acta Paediatr Scand, 1991. 80(5): p. 527-33.
  9. Fung, E.B., et al., Feeding dysfunction is associated with poor growth and health status in children with cerebral palsy. J Am Diet Assoc, 2002. 102(3): p. 361-73.
  10. Kuperminc, M.N. and R.D. Stevenson, Growth and nutrition disorders in children with cerebral palsy. Dev Disabil Res Rev, 2008. 14(2): p. 137-46.
  11. Dahlseng, M.O., et al., Feeding problems, growth and nutritional status in children with cerebral palsy. Acta Paediatr, 2012. 101(1): p. 92-8.
  12. Liptak, G.S., et al., Health status of children with moderate to severe cerebral palsy. Dev Med Child Neurol, 2001. 43(6): p. 364-70.
  13. Sanders, K.D., et al., Growth response to enteral feeding by children with cerebral palsy. JPEN J Parenter Enteral Nutr, 1990. 14(1): p. 23-6.
  14. Bell, K.L. and L. Samson-Fang, Nutritional management of children with cerebral palsy. Eur J Clin Nutr, 2013. 67: p. S13-S16
  15. Rieken, R., et al., Measuring body composition and energy expenditure in children with severe neurologic impairment and intellectual disability. Am J Clin Nutr, 2011. 94(3): p. 759-66.
  16. Walker, J.L., et al., Energy requirements in preschool-age children with cerebral palsy. Am J Clin Nutr, 2012. 96(6): p. 1309-15.
  17. Kilpinen-Loisa, P., et al., Insufficient energy and nutrient intake in children with motor disability. Acta Paediatr, 2009. 98(8): p. 1329-33.
  18. Schoendorfer, N., R. Boyd, and P.S. Davies, Micronutrient adequacy and morbidity: paucity of information in children with cerebral palsy. Nutr Rev, 2010. 68(12): p. 739-48.